sábado, 23 de mayo de 2015

Virgen de Cotoca Caen sospechosos de robar granos de soya

Efectivos de la Felcc de Cotoca desarticularon ayer una supuesta organización dedicada al desvío y robo de granos de soya entre las localidades de Pailón y Pailas. El jefe de la Felcc, Juan Carlos Ramos, explicó en conferencia de prensa que los cabecillas son tres hermanos que trabajaban en supuesta complicidad con tres ayudantes donde la cabecilla principal era una mujer. Hace una semana que los policías venían vigilando la operación hasta que ayer por la madrugada lograron interceptar a un camión que intentaba desviar casi 3 toneladas de soya a un camión que había sido alquilado para este fin.

Aprehendidos. Los seis arrestados, tres de ellos en calidad de aprehendidos fueron identificados como Roxana, Gumercindo y Percy B.P. Sus cómplices como F.M.F., D.S.F. y J.R.M./LES.

viernes, 22 de mayo de 2015

En Bolivia 95% de la soya utiliza semilla transgénica resistente al herbicida: OMS alerta sobre uso del glifosato

El año pasado EL DIARIO consultó sobre este tema al entonces presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), José Luis Landívar, quien manifestó el interés del sector soyero para solicitar asistencia técnica internacional a fin de encarar no solamente el impacto no deseado del uso de mencionado herbicida en el ecosistema sino también las consecuencias de una eventual ampliación de la frontera agrícola de la soya y los riesgos medioambientales implícitos. La Ley de la Madre Tierra (Nº 300) obliga al Estado a reducir gradualmente los transgénicos, situación que no se ha hecho realidad, dijo Fobomade en su web, cuya postura es contraria al uso de transgénicos y pesticidas en el país.

RENDIMIENTOS

El presidente de la CEPB, Ronald Nostas, sostuvo hace un par de semanas que sin la aplicación de nuevas tecnologías Bolivia no podrá competir con sus pares en el Mercosur. Similar criterio fue señalado por el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo, Reinaldo Díaz. Nostas se preguntó que si bien la soya requiere de biotecnologías para mejorar su rendimiento, sin embargo hasta la fecha ¿se han presentado casos de personas afectadas por el uso de semillas transgénicas? Según Nostas Brasil y Paraguay lideran en la región el uso de transgénicos y el rendimiento por hectárea cuadruplica la producción nacional. El año pasado, Paraguay registró una producción de 8 millones de toneladas a diferencia de 2 millones en Bolivia. Los privados intentan aplicar semillas modificadas en los cultivos de maíz y algodón principalmente.

CANCERÍGENO

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), que depende de la OMS, emitió un reporte el 20 de marzo en el que se estableció que el glifosato ingresó en el grupo de substancias que probablemente causan cáncer en humanos; junto a este, también se incorporaron los insecticidas malatión y diazinón.

De todas maneras, el informe señala que el efecto cancerígeno en humanos es remoto, pero evidente en ratones utilizados en las pruebas.

La IARC recuerda que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) clasificó el glifosato en 1985 como “posiblemente cancerígeno para los seres humanos”, pero que en 1991, después de una reevaluación de ese estudio, la EPA cambió su clasificación a la categoría de “no cancerígeno para los humanos”. La IARC ahora ha vuelto a reclasificar al herbicida.

MONSANTO

Recientemente varias publicaciones aparecidas en las redes sociales denunciaron que Monsanto, la mayor empresa transnacional que produce semillas transgénicas, había conformado en los años pasados una plantilla de investigadores de la firma para desvirtuar resultados de trabajos científicos que ahondaron la sospecha de los eventuales efectos cancerígenos del glifosato, principal herbicida utilizado para la siembra de soya en Bolivia. El glifosato es el herbicida más utilizado en el país y el mundo, pero la decisión de la IARC no obliga automáticamente a su prohibición.

La lista 2A de la IARC incluye productos “probablemente” causantes de cáncer mientras que los productos que se considera seguro que genera esa enfermedad están en la lista 1 de esa entidad.

PERSPECTIVAS DE CRECIMIENTO

- La demanda alimentaria seguirá siendo intensa con base en el crecimiento de los ingresos y de la población.

- Producción mundial de oleaginosas aumentará un 26% al 2022, de 390 Mll TM a 490 Mll TM.

- Crecimiento de producción mundial de harina oleaginosa y aceite vegetal en un 25%.

- Mayor rentabilidad de las semillas oleaginosas respecto de los cereales secundarios (maíz, sorgo, etc.).

- China aumentará su importación de semillas oleaginosas, de 58 Mll TM a 102 Mll TM.

- Los precios nominales proyectados en una banda de 493 – 511 U$S/TM y 507 – 521 U$S/TM a partir de 2017.

Fuente: OCDE-FAO “Perspectivas agrícolas 2013/2022”

COLOMBIA Y BOLIVIA

- Tras la alerta del riesgo que ese producto puede ocasionar en la salud, Colombia decidió hace unos días suspender su uso sobre los cultivos de coca como mecanismo de erradicación para adoptar otros métodos de eliminación de esa planta, por ejemplo manualmente.

- En Bolivia, el uso del herbicida es masivo en los cultivos de la soya transgénica –que representa el 99,6% de la soya cultivada– y se estima que es vertido sobre un millón de hectáreas, precisó en una entrevista a Los Tiempos el director de Productividad, Biósfera y Medio Ambiente (Probioma), Miguel Ángel Crespo.

- El Centro de Información Toxicológica (CIT) del hospital Japonés en Santa Cruz reconoce la importancia del estudio de la IARC. “Es un herbicida vigente, está en la lista de productos que son probablemente cancerígenos”, precisó el director, Jorge Olivares, advirtiendo sobre el riesgo en la salud de las personas de seguir usándolo. “Sus efectos pueden ser agudos”, dijo.

jueves, 14 de mayo de 2015

Ladrones de soya obtienen al año un botín de al menos $us 252.000



Los productores son su blanco y en el sector hay preocupación. Desde hace un par de años, bandas delictivas — “pimpines” y “fleteros”— roban en Santa Cruz cargas de soya; unos se llevan cantidades pequeñas del grano y otros, hasta tráilers con todo su contenido.

La captura de siete personas en la comunidad Tres Cruces, sindicadas de pertenecer a una organización dedicada al robo del producto, la primera semana de mayo, puso al descubierto la deficiente seguridad en el traslado de la carga. La Policía halló 70 toneladas (t) del grano en un centro de acopio ilegal.

“Los agricultores de los municipios de San Julián, Cuatro Cañadas, Cotoca, Pailón, Minero, Saavedra, Montero y la comunidad de 26 de Agosto nos hicieron llegar sus quejas por los robos constantes que vienen sufriendo”, dijo a La Razón el presidente de Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Reynaldo Díaz.

El extitular de esa asociación Demetrio Pérez identificó a dos tipos de ladrones: los “pimpines”, quienes roban pequeñas cantidades que acopian hasta reunir grandes volúmenes para comercializarlos. El segundo grupo es el de los “fleteros”, que son los que sustraen grandes volúmenes e incluso hacen “desaparecer”camiones de alto tonelaje con la totalidad de la carga (25 t). Para ello cambian la placa del motorizado.

Desazón. De acuerdo con las investigaciones policiales, los “pimpines” lograrían recolectar al mes alrededor de 70 toneladas (t), es decir que en un año alcanzarían a robar un volumen de 840 t cuyo valor en el mercado es de $us 252.000. Del botín que obtienen los “fleteros” no hay datos.

Ambos grupos operan cuando los productores trasladan el grano de los campos de cultivo hasta los centros de acopio. Pérez recordó que hace años se buscó al Ministerio de Gobierno para desarticular a estas bandas, iniciativa que fracasó. “Luego el Ejecutivo se comprometió a instalar módulos policiales en zonas productivas, como ocurre con la madera, pero solo quedó en buenas intenciones”.

Según el exdirectivo, la situación de los afiliados a la Anapo es cada vez peor. “Los robos no han parado, al contrario, se han ido acentuando. Si antes robaban pequeñas cantidades, ahora los delincuentes hacen desaparecer la carga de camiones enteros y no existe dónde sentar una denuncia o las investigaciones son complejas”, refirió.

El amedrentamiento garantiza la impunidad de estas organizaciones. “En algún momento se ha logrado identificarlos y cuando se les denunció, amenazaron a la víctima con matar a su familia, por lo que terminó desistiendo de la querella” precisó.

Los más golpeados son los pequeños productores, que terciarizan el transporte. Los grandes cuentan con el servicio de empresas que se encargan del traslado, precintos de seguridad y balanzas para el control del peso a la salida y llegada. “Pese a estos sistemas, se dan modos para robar pues sustraen la soya y la reemplazan con tierra”, explicó.

El actual presidente de Anapo manifestó su preocupación por los constantes robos y anticipó que buscará una reunión con la Policía y el Sindicato de Choferes para establecer un trabajo coordinado y generar un sistema de control de seguridad en el trayecto entre el campo productivo y los centros de acopio.

Consejos de seguridad y prevención

Medidas

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Reynaldo Díaz, aconsejó a sus representados tomar medidas básicas de seguridad como: colocar precintos de seguridad a la carga, la contratación de transporte confiable, realizar un control en despacho de carga hasta su destino, enviar el camión con una persona de confianza y denunciar ante la Policía cualquier robo que hayan sufrido para evitar que al amparo de la impunidad los delincuentes se hagan más fuertes.

Policía hizo un seguimiento de 5 meses

El 10 de abril de este año, la Policía capturó a siete personas, miembros de una banda de “pimpines”, ladrones de cantidades pequeñas de soya y potenciales compradores. La empresa Tierra Azul —a la que le habían robado semanas antes 12 toneladas del grano— efectuó la denuncia luego de descubrir la merma del producto de 15 camiones.

El hasta la noche del martes comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, coronel Elvis Antezana, informó que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Montero hizo un seguimiento de cinco meses para desarticular a la banda.

En la lista de aprehendidos estaban: Oswaldo R. A; Remberto Ch. H.; Ernesto T. C.; los cargadores de soya José Luis y Franz J.; y otros. Entre ellos están los choferes, ayudantes y dos posibles compradores del grano que en el pasado hicieron negocios con la misma firma. Todos fueron arrestados en un operativo en la zona norte, al ingreso a la capital cruceña. Los camiones que llevaban la carga robada fueron seguidos desde Montero y los sujetos, hallados en flagrancia.

Antezana explicó que los implicados trasladaban cargamentos desde la localidad de Aguaí hacia Santa Cruz de la Sierra. De acuerdo con su hoja de ruta, debían descargar los granos en un depósito autorizado, pero algunos de los investigados desviaban el producto y lo acopiaban en centros clandestinos. Tierra Azul formalizó una denuncia por los delitos de hurto agravado y asociación delictuosa contra ellos.

jueves, 7 de mayo de 2015

Cultivos de soya y trigo se incrementarán para 2015 En la campaña de invierno 2015

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Reinaldo Díaz, informó ayer en la ciudad de Santa Cruz que en la actualidad existe un cultivo de 300 mil hectáreas (ha) de soya, pero se espera incrementar 10 mil ha más para la campaña de invierno 2015.
Asimismo, indicó que en el caso del trigo se tienen 125 mil ha cultivadas, las cuales se extenderán a 135 mil ha para la siguiente campaña.
Diaz manifestó que en el caso del girasol se cuenta con 110 mil ha cultivadas, proyectando incrementar 15 mil ha más para la presente gestión agrícola.
Sin embargo, sostuvo que este año se registrará un descenso en la siembra de maíz y chía por la disminución del costo de los productos.
Cosecha trigo en oruro
Buscando implementar una nueva alternativa productiva que permita ampliar la superficie triguera en el país, la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) cosechará en los próximos días su primera producción de trigo en el municipio de Caracollo en el departamento de Oruro.
Según técnicos de Emapa la primera cosecha de trigo en Caracollo tendrá un rendimiento promedio de 1,7 toneladas por ha.
En esa línea, los productores aseguraron que la nueva iniciativa es muy oportuna.
La estatal trabajó en Caracollo con más de medio centenar de productores, primero con parcelas demostrativas para ver qué variedad triguera se adaptaba mejor a las condiciones climáticas de la región de intensos fríos, fuertes vientos, sequía heladas o granizadas, muy frecuentes en estas zonas del altiplano.
Con esta importante alternativa de incentivo a la producción triguera, Emapa prevé ampliar la susuperficie cultivable e incrementar la producción en el occidente del país.
Con el objetivo de fortalecer la productividad del cultivo de trigo con semillas de calidad, Emapa trabaja desde finales del 2013 con los municipios orureños de Eucaliptus y Caracollo en la introducción de variedades trigueras harineras donde la siembra de este grano no es muy común.

lunes, 4 de mayo de 2015

Soya, tubérculos y maíz son los de mayor crecimiento

El programa para potenciar la producción alimentaria presentada por la Confederación Agropecuaria Nacional (Confeagro), durante la cumbre Sembrando Bolivia, contempla hasta 2025 un crecimiento de la producción agrícola que superará los 38 millones de toneladas (un aumento de un 141%), cuando en la actualidad la oferta alimentaria es de 16 millones de toneladas.

En esta proyección, la soya (8,7 millones de toneladas), el maíz (2,2 millones de toneladas) y los tubérculos (2,1 millones de toneladas) son los que registran un mayor incremento, pues en la actualidad la oferta es de 2,8, 734.000 y 801.472, respectivamente.

Julio Roda, presidente de la Confeagro, sostuvo que esta proyección debe ir acompañada por un trabajo junto con el Gobierno, en donde el desempeño de la biotecnología va a ser determinante.
Más superficie

Gary Rodríguez, gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), dijo que la superficie agrícola de Bolivia creció a 5 millones de hectáreas (incluyendo 2 de pastos). Sin embargo, el crecimiento relativo ha sido más bien bajo y se ha desacelerado a un 3% en superficie en 2013.

Rodríguez sostuvo que hasta 2025 la superficie cultivada será de 13 millones de hectáreas, de las cuales 8,6 millones están en Santa Cruz

miércoles, 29 de abril de 2015

“El rey de la soya” argentino apuesta por la alta tecnología

"El rey de la soya” argentino porta su corona renuentemente.
Gustavo Grobocopatel se estremece ante la mención de su apodo, descartándolo como el simple resultado de que la gente tiende a "ponerle una cara” a una historia, en este caso, el increíble rebote de Argentina desde su colapso económico en 2001, impulsado por su pujante industria de la soya.
"Yo no soy el único que estaba haciendo lo que yo estaba haciendo; no inventé nada. Considero que la posición que ocupo es injusta”, declaró uno de los líderes empresariales más influyentes de Argentina y uno de los pioneros de la industria de la soya, la cual tomó auge en la década de 1990 para convertirse en la tercera mayor exportadora de este grano en el mundo después de Brasil y EEUU, y la principal exportadora de aceite de soya.
En realidad, Grobocopatel está lejos de pertenecer a la realeza. El jovial y corpulento hombre de 53 años de edad, quien además trabaja como cantante de un trío de música folklórica, se reúne con el representante del Financial Times en Puerto Madero, el barrio de moda de Buenos Aires, vistiendo una camisa de manga corta metida dentro de sus shorts.
A pesar de su éxito, las innovadoras prácticas administrativas de Grobocopatel son objeto de estudio por parte de escuelas de administración empresarial, incluyendo la de Harvard. Él permanece centrado. Recuerda que sus propios estudios académicos no eran nada prometedores: "Cuando me gradué como ingeniero agrícola, me dijeron que no tenía futuro, pero resultó ser una bendición”.


Nuevas técnicas
De hecho, Grobocopatel fue capaz de aplicar sus conocimientos a Los Grobo, la empresa familiar que su padre Adolfo fundó en 1984, el mismo año en que se graduó. El joven Gustavo sugirió sembrar soya y se dedicó a la modernización de la empresa. Al poco tiempo la empresa ya se contaba entre las primeras de Argentina en adoptar las técnicas más avanzadas –como la agricultura de labranza cero y las semillas transgénicas– y por lo tanto en revolucionar la productividad.
En un período de tres décadas, él había transformado una empresa familiar pequeña, con apenas mil hectáreas de tierras agrícolas, en una operación internacional que continúa siendo propiedad privada, con cultivo de hasta 350 mil hectáreas e ingresos de más de mil millones de dólares. Esta empresa se convirtió en uno de los mayores productores de granos de Latinoamérica, incluyendo también trigo y maíz.
Últimamente, sin embargo, el "rey de la soya” ha sido acusado de abdicar su trono.
Los Grobo ha recortado gradualmente su producción de granos, después de llevar a cabo una salida "táctica, no estratégica” de Brasil, y hoy día cultiva 50.000 hectáreas en Argentina, en contraste con las 120 mil hectáreas de hace tres años. Esto se debe en parte a que las ganancias de los agricultores argentinos han sido aniquiladas por los impuestos y restricciones comerciales implementadas por el gobierno de la presidenta Cristina Fernández, así como por una inflación galopante, a la vez que los precios de las materias primas se han desplomado.
Pero se espera que una administración más favorable al mercado asuma el poder después de las elecciones presidenciales de octubre y Grobocopatel ahuyenta los temores del fin del auge de los productos básicos.

Tan optimista como siempre acerca de las perspectivas para el poderoso y avanzado sector agrícola argentino, Grobocopatel sencillamente declaró que se está preparando para el futuro. Argumentando que la tecnología será cada vez más esencial para la agricultura, él explicó que Los Grobo está cambiando su enfoque del cultivo de soya a la prestación de servicios, especialmente los de biotecnología y siembra de precisión.
Grobocopatel está convencido de que el vibrante y empresarial sector agrícola argentino está perfectamente posicionado para estar a la vanguardia de una "nueva revolución industrial verde”, debido a la convergencia de la evolución de la impresión 3D, la nanotecnología, la robótica, las comunicaciones y la vida artificial. Las potencias agrícolas más tradicionales como EEUU están demasiado protegidas y son demasiado inflexibles, apuntó, mientras que los agricultores europeos están "tan subvencionados que son casi como jardineros; no importa si producen más o menos”.
Más plantas
En la visión de Grobocopatel sobre el futuro agrícola, él está convencido de que vamos a tener que pensar en las plantas como fábricas, las cuales pueden producir energía, bioplásticos, enzimas y hasta incluso moléculas.
"Una planta es una fábrica sin chimenea, que no emite dióxido de carbono, sino que lo consume”, expresó con entusiasmo. "Se trata de una fábrica que utiliza la luz del sol, o energía renovable; es una fábrica que está en el campo, revirtiendo la migración a las ciudades de vuelta al campo; es una fábrica limpia que resuelve los problemas de la seguridad alimentaria, el medio ambiente, la geopolítica y la pobreza rural”.
Con esto en mente, Grobocopatel está preparando el lanzamiento de un proyecto de siembra de precisión llamado Frontec, una empresa conjunta con una compañía de satélites de propiedad del Estado. Mediante el uso de imágenes de satélite para determinar la calidad y el rendimiento del suelo, él confía en que puede ayudar a los agricultores a incrementar su beneficio operativo en un 30% mediante la optimización de la densidad de semillas plantadas y de la cantidad de fertilizante utilizado.
Diversificación
La diversificación de Los Grobo ha sido posible gracias a su modelo de negocio flexible, al alquiler de gran parte de la tierra que cultivan, y a la subcontratación de mano de obra y maquinaria.
Aunque las tierras agrícolas en Latinoamérica han representado una de las inversiones de fondos de cobertura y de capital privado más populares en los últimos años, el señor Grobocopatel declaró que esta estrategia ha ayudado a su compañía a adaptarse a los diversos riesgos que enfrenta, desde el clima hasta la política y los precios.
Y a largo plazo, él cree que la pericia tecnológica en la que está invirtiendo va a valer más que la tierra de todos modos.
"La diferencia entre ricos y pobres no va a estar determinada por el capital, sino por el conocimiento”, aseguró. "Cuanto más cerca esté de la revolución y el conocimiento tecnológicos, mayor será su capacidad de capturar valor”.