domingo, 17 de agosto de 2014

Exportaciones de aceite caen por sobreoferta en el mercado externo



La exportación de aceites para el consumo humano disminuyó en valor al primer semestre de este año en 12% con relación a similar periodo de 2013, debido a una elevada sobreoferta de la soya y el girasol que hizo que la cotización internacional de estos productos baje.

La información fue elaborada para La Razón por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) con base en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, si bien el valor de las exportaciones bajó, el volumen de éstas se incrementó en 4%.

De enero a junio de este año, las ventas al exterior alcanzaron $us 161 millones, en tanto que en similar periodo de 2013 llegaron a $us 183 millones, lo que muestra que hubo una disminución del 12% ($us 22 millones).

La gerente técnico del IBCE, María Esther Peña, destacó que en Sudamérica la producción de soya de Brasil marcó un récord histórico en los primeros seis meses, lo cual incidió a la baja en los precios internacionales.

“Esa sería la incidencia directa para que el precio haya disminuido en cuanto a valor, pero el volumen se está incrementando, es decir que estamos vendiendo más que antes pero a un precio menor”, argumentó.

Diferencias. Peña informó que en el primer semestre de 2013 el aceite de soya se vendía a $us 958 la tonelada, mientras que en similar periodo de 2014 el precio cayó a $us 805 la tonelada, lo que muestra que hubo una baja de $us 153 menos.

En el caso del girasol, la especialista explicó que al primer semestre de 2013 la tonelada se vendía a $us 1.058; pero, de enero a junio de este año, cayó a $us 969 la tonelada, menos $us 89.

Al primer semestre de 2014, las exportaciones de aceite se realizaron a seis países, pero los principales destinos fueron Colombia con una participación del 78% sobre el total, Ecuador 13% y Perú 6%. El resto se exportó a Chile, Paraguay y Argentina. En similar periodo de 2013 se vendía a 13 países.

Bolivia dejó de vender girasol a siete países

El aceite que se produce de las semillas de girasol dejó de comercializarse a siete países en el primer semestre de 2014, tomando en cuenta que en similar periodo de 2013 se vendía a 13 destinos. Esta situación incidió en la disminución de las ventas del producto.

La gerente técnico del IBCE, María Esther Peña, explicó que los bajos volúmenes se deben a “una pérdida de mercados” tomando en cuenta que en 2013 se exportaba a Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Alemania, Costa Rica, Jamaica, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Turquía y Venezuela, y ahora se ha dejado de vender a siete de éstos. “Simplemente hemos vendido a seis países de 13 a los que exportábamos estos mismos aceites, eso con relación al girasol”, dijo.

La Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco) de Santa Cruz informó que al primer semestre de la presente gestión la exportación de “aceite en bruto” alcanzó $us 24,3 millones, en tanto que en similar periodo de 2013 llegó a $us 35 millones.

En cuanto a volumen de aceite exportado entre enero y junio de este año se llegó a 25.000 toneladas, en tanto que en similar periodo de 2013 alcanzó a 33.000 toneladas. La exportación de los demás aceites de girasol, donde se estima se encuentren los “aceites refinados de girasol”, fue en total $us 7,4 millones durante el primer semestre de 2014, menor a los $us 8,3MM del mismo periodo de 2013, de acuerdo con los datos proporcionados por la Cainco.

La producción de aceite se remonta a los años 70

La producción de aceite en Bolivia se remonta a los años 70 cuando ésta estuvo basada en la “pepita de algodón”. Sin embargo, el país empezó a producir soya a partir del segundo quinquenio de los 80 y con ello a fabricar este producto. En los 90 comenzó a desarrollarse la industria aceitera en el país, en particular en Santa Cruz, según el IBCE.

El sector productor pide no limitar las ventas externas

Para la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco), un aspecto que se debe trabajar con el Gobierno es el de no limitar la exportación de aceite, tanto a granel como productos elaborados de éste, porque las industrias nacionales están en la capacidad de cubrir la demanda interna y lograr excedentes para el exterior.

El 40% del mercado de aceite en el país es de Fino

Estimaciones de la Cainco respecto a la participación de mercado en cuanto al consumo de aceite en el país señalan que Industrias de Aceite SA (Fino) tiene el 40%, seguida de ADM-SAO (Sabrosa) con 30%, Granos SRL (Doña Luisa) 17%, Industrias Oleaginosas SA (Rico) 8% y la Empresa de Transformación Agroindustrial SRL (Crisol) 5%.

Producción anual de aceite puede llegar a 80.000 t

Según estimaciones de un ejecutivo de una de las cinco empresas aceiteras del país, la producción anual de aceite comestible refinado podría llegar a 80.000 toneladas en Bolivia, lo que es equivalente a 6.700 toneladas al mes o 7.300 litros al mes. La Cainco no proporcionó a este medio la producción de 2013 y de años anteriores.

Soya superará los 2 millones de toneladas

En Bolivia hay 600.000 hectáreas de soya cultivada y la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) prevé una cosecha de 2 millones de toneladas, anunció Luis Fernando Asturizaga.
“Estamos proveyendo una producción global de soya de unos cerca a 2 millones de toneladas”, precisó el asesor de Anapo.
Asturizaga mencionó que en el país hay dos segmentos de productores: los medianos y grandes, por un lado, y los chicos y comunitarios, por el otro.
Los comunitarios y chicos tienen el problema del monocultivo de la soya, lo que provoca un rendimiento menor. Llega a 2,4 toneladas por hectárea (ton/ha).
En cambio, el grande y mediano productor que sí diversifica su producción, obtiene 4,2 ton/ha.
El rendimiento es aún bajo respecto a Paraguay, por ejemplo, que tiene 5,5 ton/ha, Argentina con 6 ton/ha y Brasil con 7 ton/ha.

lunes, 28 de julio de 2014

Cosecha en Argentina. Baja la soya y se incrementa el maíz

El Ministerio de Agricultura de Argentina redujo su previsión de la cosecha de soya del ciclo 2013-2014 de los 54 millones de toneladas, estimadas en junio, a 53 millones de t, y elevó su pronóstico para la producción de maíz a un récord de 33 millones de toneladas, siendo 9 millones más que las recogidas en 2013.

Los agricultores argentinos -un exportador mundial clave de granos y derivados- están cerca de finalizar la recolección de soya y maíz de la temporada 2013-2014, cuya cosecha sufrió largas demoras por excesos de humedad. El recorte en la producción de soya es consecuencia de una contracción en el cálculo de su área de siembra, que pasó a 20 millones de hectáreas desde los 20,3 millones previstos anteriormente.

"Del procesamiento de datos a campo, surge un ajuste a la baja en la superficie cultivada con soya, que se destinó a maíz", señaló la cartera agrícola en su reporte mensual de cultivos. El ajuste implicó un incremento en la estimación oficial de la superficie dedicada al maíz, que ahora quedó en 6,1 millones de hectáreas, por encima de los 5,9 millones calculados previamente. El país austral es el tercer exportador global de soya y maíz, el principal de la harina y el aceite derivado de la oleaginosa y un proveedor internacional líder de trigo.

En tanto, el Gobierno mantuvo en 4,5 millones de hectáreas su proyección para el área de siembra de trigo de la campaña 2014-2015, que comenzó recientemente y que en algunas regiones se encuentra afectada por excesos de agua en los campos.

El Ministerio advirtió que “la concreción del área estimada, dependerá del drenaje de lotes encharcados/anegados y del retorno de las napas a su escala normal”. El país austral es el tercer exportador global de soya y maíz, el principal de la harina y el aceite derivados de la oleaginosa y un proveedor internacional líder de trigo.

En su reporte semanal, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires dejó sin cambios sus proyecciones de cosecha de soya y de maíz, en 55,5 millones de toneladas para la oleaginosa y 25 millones de toneladas para el cereal.

La entidad solo toma en cuenta el maíz de uso comercial en sus estimaciones. Pero el organismo bajó su estimación de la superficie triguera 2014- 2015 a 4,2 millones de hectáreas desde los 4,3 millones calculados anteriormente, debido a los excesos de humedad en diversas áreas agrícolas y a precios poco alentadores del cereal a futuro

sábado, 19 de julio de 2014

Avícolas objetan precio de soya

El Gobierno incrementó en 21 dólares el precio de la tonelada de harina integral de soya a partir del 16 de julio y pretende que el alza tenga carácter retroactivo al 1 de julio, denunció ayer el presidente de la Asociación de Avicultores (ADA) de Cochabamba, Willy Soria. Los productores afirman que subirá su estructura de costos y, como consecuencia, el precio del pollo.

Consultado sobre si ADA acepta el nuevo precio, Soria dijo que no tienen otra alternativa; sin embargo, enfatizó en que el incremento fue dispuesto “arbitrariamente y sin justificación alguna”, por el Ministerio de Desarrollo Productivo, a pesar que el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, mediante el Viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, informó a su par del Viceministerio de Producción, Camilo Morales, que el abastecimiento de harina de soya a los sectores avícola y pecuario debe mantenerse con los precios establecidos el 2013 mientras no se emita una nueva resolución.

Este medio buscó ayer una explicación al alza del insumo en el Ministerio de Desarrollo Productivo, pero una funcionaria señaló que la ministra del ramo, Teresa Morales, se encontraba de viaje.

“Si se pretende exigir u obligar al sector avícola a hacer un reajuste o reintegro de ese monto por tonelada de soya, que hemos comprado con anticipación y en efectivo, nosotros vamos a exigir también nuevos precios para el kilo de carne de pollo, a partir de la próxima semana”, sostuvo ayer Soria.

Informó que, el pasado miércoles, la gerencia general de Industria de Aceite Fino comunicó a ADA que por instrucciones del Ministerio de Desarrollo Productivo se establece en 2.394 bolivianos el nuevo precio de la tonelada de ese insumo alimenticio puesto en Santa Cruz, es decir, 146,17 bolivianos más (21 dólares) que el precio anterior.

Agregó que ese mismo día Fino comunicó que el incremento entra en vigencia a partir del 16 de julio; pero que quienes adquirieron el producto la primera quincena del mes deben pagar el incremento retroactivo al 1 de julio.

Soria afirmó que el pago retroactivo es imposible de cumplir porque supone alrededor de 100 mil dólares, puesto que entre el 1 y el 15 de julio los avicultores adquirieron unas 5 mil toneladas del insumo de soya.

El nuevo precio de la harina de soya, dijo, incidirá en la estructura de costos y si además el Gobierno persiste en cobrar el retroactivo, no habrá otra alternativa que incrementar precios a partir de la próxima semana.

Soria informó que ADA produce semanalmente 2 millones de pollos, de los cuales 1,6 millones abastecen a La Paz, El Alto y Oruro, el resto se comercializa en Cochabamba.

Sube en Bs 2 el kilo de pollo, arguyen escasez por invierno

Aunque por causas ajenas al incremento del precio de uno de los insumos avícolas, el precio del kilo de carne de pollo se incrementó en dos bolivianos desde el miércoles pasado en los mercados de la ciudad, según verificó ayer este medio.

El kilo de carne de pollo con menudencia estaba en 13 bolivianos, pero ahora se vende en 15 bolivianos, a 16 bolivianos sin menudencia, a 19 bolivianos el kilo de piernas, a 17 el pecho con hueso y a 26 bolivianos el filete.

La mayoría de las comerciantes al detalle comentaron que las mayoristas distribuyeron la carne con los nuevos precios señalando que existe escasez del producto, explicaron que los pequeños productores redujeron su producción por la temporada de invierno por no contar con sistemas de calefacción a gas natural para una producción constante.

Sin embargo, la Asociación de Avicultores de Cochabamba reportó que, según su última inspección, el precio del productor al minorista no supera los 12,20 bolivianos y el precio al consumidor final debe estar en 13,80 bolivianos el kilo de pollo entero.

martes, 8 de julio de 2014

“Exportaremos soya con valor agregado a norteamérica”



Montecristo es una empresa familiar que le da valor agregado a la soya. La industria, que arrancó en 2010, procesa una variedad de productos industrializados con soya como carne, hamburguesa, sopas y refrescos, además de suplementos nutricionales que se distribuyen en 500 puntos de venta en Tarija, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Sucre y Potosí. Su joven fundador César Peñaloza (31) tiene el ambicioso proyecto de competir en las grandes ligas y exportar a EEUU, Canadá y Reino Unido.

—¿Cómo nació la idea de crear la empresa Montecristo y elaborar productos que incluyan soya?
Montecristo nació con el objetivo de aumentar el valor agregado a los granos bolivianos, principalmente la soya y los cereales andinos. Y no solo vender materias primas, sino ofrecer productos altamente nutritivos, novedosos y vanguardistas, que resalten por tener características únicas y que puedan competir en los mercados internacionales más importantes.

—¿Cuánto han invertido hasta la fecha en la fábrica?
Es una inversión muy importante, mucho más de lo planificado y todavía queda por invertir. Como es el caso de nueva tecnología de envasado y laboratorios capaces de cumplir requisitos muy exigentes impuestos por países como Estados Unidos y Reino Unido.

—¿De qué tipo de soya se proveen y de qué lugares?
Compramos soya convencional, no transgénica, de productores registrados en la Oficina Regional de Semillas, que producen en Santa Cruz y Villa Montes.

—¿Alrededor de cuántas toneladas procesan?
La industria tiene una capacidad de procesar de 150 a 220 toneladas por mes, pero por el momento estamos haciendo entre 40 y 60 toneladas de producto terminado tanto de la línea Mamá Soya como de la línea Vital.

—¿Qué evaluación hace de sus ventas en 2013?
El año pasado nuestras ventas han crecido un 25% en comparación con 2012. Este año tenemos previsto cerrar con un 35%. Las ventas van en ascenso a escala local y esperamos que aumenten más las próximas gestiones, ya que proyectamos lanzar novedosos productos.

—¿Qué tipo de productos presentarán?
Lanzaremos 13 nuevos productos adicionales a nuestra línea actual, de los cuales siete serán dirigidos a la exportación cumpliendo con exigencias muy altas; entre ellas, nuestra línea de suplementos alimenticios instantáneos en polvo certificada orgánica o con nuestra nueva línea de carne de soya, albóndigas y hamburguesas que también contarán con certificación orgánica.

—¿A qué atribuye el crecimiento en ventas?
La mayor conciencia de salud por parte de las personas fue fundamental para el crecimiento de nuestras ventas y también ideas de negocio novedosas como el Banco de Alimentos Montecristo, que permite financiar nuestros alimentos a grupos de personas.

—¿Qué es el Banco de Alimentos y a cuántos ha beneficiado?
Con el Banco de Alimentos financiamos una canasta de alimentos que contiene 14 productos con alrededor de 32 ítems, que cuesta Bs 350. Las personas acceden con una cuota inicial de Bs 50 y el resto lo pueden pagar de forma semanal o mensual, pues los vendedores de la empresa van a los domicilios de los clientes. Hasta la fecha se han beneficiado unas 700 personas de Tarija y Potosí.

—¿Cuáles son sus tres productos más comercializados?
La carne de soya, las hamburguesas Deliburguer, de la línea Mamá Soya, y los suplementos alimenticios como el Procalcio, Madre Vital y Abuelazo.

—¿A qué ciudades distribuyen y en cuántos puntos de venta?
Por el momento estamos en el eje troncal del país, más Potosí, Sucre y Tarija. Estimamos tener aproximadamente 500 puntos de venta en estas seis ciudades.

— ¿Cuáles son sus planes de inversión?
Estamos invirtiendo alrededor de $us 45.000 en un moderno laboratorio de alimentos y control, que nos va a permitir obtener la certificación ISO 9001, de Buenas Prácticas de Manufactura, además de calificar para el FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU) para algunos de nuestros productos antes de fin de año. También invertiremos $us 200.000 en una nueva línea de envasado de comidas preparadas para su consumo. Esto lo tendremos en un año.

—¿Cuáles son sus proyecciones de exportación?
Estaremos otorgando representaciones en Chile, Perú y Colombia. Hemos avanzado mucho con socios extranjeros para abrir filiales conjuntas en Canadá, EEUU y Reino Unido para la exportación de nuestros productos

PERFIL
César Milciades Peñaloza Antuña
Gerente General y fundador de montecristo
EDAD: 31 años
ESTADO CIVIL: Casado con Ana Lourdes Blacutt
PASATIEMPOS:
Leer, Ir al Gimnasio, practicar Fútbol y Tenis.

domingo, 6 de julio de 2014

Soyeros donan una camioneta Nissan a la Policía



La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), a través de su presidente, Demetrio Pérez, y en representación de sus productores asociados de la zona del Norte Integrado, hizo entrega a la Policía Nacional de una camioneta Nissan Frontier totalmente equipada, con la finalidad de reforzar la seguridad de esa importante zona de producción agrícola.
La entrega de la camioneta fue realizada con ocasión del aniversario del municipio de San Pedro, donde además estuvieron presentes autoridades nacionales y departamentales.

lunes, 23 de junio de 2014

Crece el consumo interno de la soya y hay más variedad de productos

El consumo interno del ‘grano de oro’ ha crecido en los últimos cinco años y la oferta de productos para la población se ha diversificado. Sin embargo, los sectores avícola y ganadero siguen siendo los principales consumidores de la oleaginosa y no la gente.

El viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Víctor Hugo Vásquez, indicó que hace cinco años el consumo interno de la soya era menor del 20% de la producción y que hasta la fecha ya supera el 30%.

Según datos de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), ese porcentaje de la demanda interna se consume en torta, harina solvente, harina integral y aceite, además de su utilización en semilla para la siembra. Son las agroindustrias que dan valor agregado al grano para su comercialización en el mercado nacional, principalmente al sector avícola y en el caso del aceite para el consumo humano.

Vásquez afirmó que, además de los sectores avícola y porcino, el productor lechero es el que está descubriendo las bondades de este grano para que las vacas puedan obtener mayor cantidad de ordeñe. Sin embargo, reconoce que el consumo humano sigue siendo bajo. “De manera indirecta se lo consume a través de la carne de pollo, de cerdo y el huevo”, agregó.

Desde Anapo indicaron que la producción de soya en la gestión 2013 alcanzó los 2,6 millones de toneladas de grano y que para este año proyectan incrementar su producción en al menos 15%.

“El 70% son excedentes que son exportados en productos con valor agregado (torta, harina y aceite) y que en 2013 han representado más de $us 1.200 millones en exportaciones”, indicaron.

Según datos del IBCE, Colombia fue el principal destino de la exportación de soya en 2013 ($us 520 millones), seguido de Perú, Ecuador y Venezuela.

Productos para el mercado nacional

En el país, la empresa Montecristo produce una variedad de productos que entre sus ingredientes incluye la soya. Esta fábrica, ubicada en el departamento de Tarija (zona el Portillo), se provee de soya no transgénica y certificada de Yacuiba y de Santa Cruz.

Marco Antonio Oretea, gerente regional Santa Cruz de Montecristo, explicó que una de las líneas de productos es la marca Mamá Soya, que ofrece carne de soya, hamburguesas, sopas y refrescos, tanto para el desayuno, almuerzo como para la cena.

“La capacidad mensual de producción de la planta en esta línea es de 150 toneladas, pero solo estamos ocupando un 20%”, señaló Oretea.

También explicó que cuentan con su línea Vital, con una variedad de complementos y suplementos nutricionales instantáneos, semimolidos y en polvo y elaborados a base de soya, cereales y leguminosas, con vitaminas y minerales. La fábrica también ocupa solo un 20% de su capacidad productiva. Montecristo distribuye estos productos en mercados, supermercados y grandes cadenas de farmacias.

Por otra parte, en la pulpería Origami, del supermercado Okinawa, se encuentra una variedad de productos artesanales hechos en Santa Cruz para elaborar refrescos y sopas, además de salsas para combinarlas con pastas, y lecitina de soya, que ayuda a reducir el colesterol en la sangre e incluso a adelgazar. El Miso, uno de sus productos más vendidos, permite elaborar deliciosas sopas, destacó la vendedora de la tienda comercial. Sus precios oscilan entre Bs 10 y 35.

Para Félix Guarachi, experto en temas agrícolas, hace falta mayor promoción y educación del valor nutricional de este grano, pues la soya tiene alto contenido de nitrógeno, de proteínas y vitaminas

Uagrm y la fundación soya y vida

Dos proyectos promueven su uso

El objetivo de la Fundación Soya y Vida es aumentar el valor nutricional de la gente de escasos recursos y por ello encontró en la soya la manera de alcanzarlo.

Elaine Toscano, presidenta de la fundación, indicó que la soya es un producto con una gran cantidad de proteínas, de gran producción nacional y de bajo costo.

Explicó que hasta la fecha colaboran de manera directa e indirecta a cerca de 15.000 personas, distribuidas en grupos, como hogares de niños, clubes de madres y hospitales. Las mujeres que conforman la fundación proveen la soya y enseñan a obtener una amplia cantidad de recetas.

El Instituto Boliviano de la Soya, de la carrera de Ingeniería de Alimentos de la Uagrm, lleva adelante el Plan Gabriel, que ha incluido el ingrediente de la soya en productos de panificación, carne y sopas que complementan la alimentación escolar en comunidades rurales donde existe prevalencia de la desnutrición. Están presentes en 26 municipios.