jueves, 20 de noviembre de 2014

Proponen cuatro ejes para mejorar la producción de soya

El sector agroproductivo aceptó el desafío del Gobierno de triplicar la producción de alimentos hasta 2025 e incrementar la frontera agrícola en un millón de hectáreas a corto plazo, pero demanda seguridad jurídica, la liberación de la exportación de alimentos, el uso de biotecnología o transgénicos y la mejora de la logística y el transporte.
Estas necesidades fueron identificadas en el foro "Soya: su importancia como Cadena de Valor Agroproductiva en Bolivia”, realizado ayer en La Paz con auspicio del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).
Para lograr la meta, el expositor Jaime Hernández Zamora, gerente de Planificación de la Asociación Nacional de Productores de Trigo (Anapo), pidió seguridad jurídica para la tierra, con "cero avasallamientos”, la ampliación de la Función Económico Social (FES) de dos a cinco años y la liberación plena de las exportaciones de soya ya que sólo el 32% de la producción se destina al consumo interno.
El presidente del IBCE, José Luis Landivar, abogó por la biotecnología.
"Si Bolivia utiliza tecnología de punta para el transporte aéreo -el teleférico-, para la comunicación -satélite Túpac Katari- y anuncia el uso de la tecnología atómica, ¿por qué no permitir entonces el uso de tecnología de punta para producir más y mejores alimentos?”, cuestionó.

El presidente de la Anapo, Demetrio Pérez, agregó que el país no puede competir con otros sin el uso de biotecnología o transgénicos.
También sugirió mejorar la investigación. "Debe existir un presupuesto para la investigación e incorporar a las universidades. También se debe habilitar centros de investigación en el occidente, para que los productores de esta parte del país mejoren su producción”, precisó.
La producción de soya en 1980 era de 35 hectáreas y en 2013 registró 1,6 millones de hectáreas, que produjeron 2,6 millones de toneladas del grano, con un rendimiento de 2,26 toneladas por hectárea.
La cadena genera 100 mil empleos directos e indirectos, con 14.000 productores afiliados a Anapo, de los cuales un 77% tiene menos de 50 hectáreas.

Sectores identifican como fundamental a la soya para la seguridad alimentaria

Los participantes en el foro realizado ayer en La Paz, ‘Soya: su importancia como Cadena de Valor Agroproductiva en Bolivia’, identificaron al grano como producto fundamental para fortalecer la seguridad y soberanía alimentaria de Bolivia.
En el evento, organizado por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), participaron además representantes del Gobierno, el empresariado privado y expertos que explicaron la importancia de la cadena productiva del grano.
La soya y la seguridad alimentaria fueron las principales conclusiones del evento, tomando en cuenta que este alimento permite también la producción de otros productos, como el trigo, maíz y otros, bajo la forma de cultivos de rotación de invierno en el lado oriental del país.
Asimismo, se concluyó que para un mejor desarrollo de los cultivos de la soya y otros granos es necesaria la seguridad jurídica para la tierra, referida a cero avasallamiento a predios productivos, liberación plena de exportaciones de alimentos, permitir el uso de biotecnología y mejorar el área de infraestructura, logística y transportes.
“Producir soya significa producir también otros cultivos de rotación, como el trigo, que sirve para producir el pan nuestro de cada día u otros bienes como arroz, frejol, girasol, chía, maíz y sorgo, y a partir de estos últimos, pollo y huevo, carnes y lácteos”, subrayó el presidente del IBCE, José Luis Landívar Bowles.
El viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Víctor Hugo Vásquez, destacó que el cultivo de la soya es la actividad agrícola que mayor crecimiento registra tanto en volumen como en exportaciones, lo que la convierte en un importante producto nacional.
Vásquez se refirió a la necesidad de mecanizar el sector productivo oleaginoso, su industrialización y su mejora de rendimiento.
“El gran desafío es cómo aumentar la producción de soya en Bolivia”, sostuvo la autoridad del Gobierno.

La soya se consolida como el cultivo de mayor expansión en Bolivia

El cultivo de mayor extensión del país es la soya que llega a 1 millón de hectáreas anuales, generando casi 10 mil millones de dólares por exportación en las últimas tres décadas, destacó ayer el presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), José Luis Landívar.
Landívar destacó en el Foro “Soya: Su importancia como Cadena de Valor Agroproductiva en Bolivia”, que el grano sustituye la importación de grasas y aceites, además de generar divisas para el país y varios miles de empleos directos e indirectos.
Asimismo, el gerente de Planificación y Gestión de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Jaime Hernández, indicó que, según los datos de la Cámara Agropecurario del Oriente (CAO), este 2014 se estima que los cultivos alcancen casi 2,5 millones de hectáreas.
“Vale la pena aclarar que se esta tomando el cultivo de la camapaña de verano y de invierno, por tanto se duplica dos veces al año el área cultivada”, explicó.
Agregó que en la actualidad existe una superficie de 2,8 millones de hectáreas en Santa Cruz que pueden ser utilizados en la agricultura.
Hernández dijo que en esta gestión 2014 se tendrá una producción cercana a 2,9 millones de toneladas, a diferencia de 2009, es decir que se estaría produciendo un millón de toneladas más.
“Estamos produciendo mucho más que hace cinco años, estimamos que en 2014 vamos a tener una producción cercana a 2,9 millones de toneladas”, sostuvo Hernández que también participó del foro.
Precios de la Soya
El expertó detalló que se establecerá la rehabilitación de precios internacionales de la soya, porque países como China incrementarían su importación de oleaginosas a 103 millones de toneladas.
Señaló que el precio de la tonelada de la soya llegará a costará entre $us 490 y $us 500 en el próximo año.
Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Demetrio Pérez, indicó que hoy en el mercado interno la tonelada se soya se cotiza en unos $us 360.
“Esto es lo que sucede actualmente, pero en otras campañas la situación puede ser muy distinta”, manifestó.
El viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Víctor Hugo Vásquez, a tiempo de inaugurar el foro organizado por Anapo y el IBCE, destacó la importancia del “grano de oro” del oriente del país por su crecimiento en la producción en volumen y en exportaciones en los últimos años.
“Es un producto que genera recursos económicos, genera empleos, y este foro nos va permitir dialogar cómo ampliar la producción, la superficie, el rendimiento, tratar la mecanización, la inversión privada y pública”, sostuvo.
Agenda Patriótica
El viceministro Vásquez también señaló que el gran desafío es como aumentar la producción de soya en Bolivia; que para el Gobierno se incluye dentro del plan para subir la frontera agrícola a 10 millones de hectáreas en el corto plazo y llegar a producir de 15 millones de toneladas de alimentos en la actualidad a 40 millones cada año.
“Tienen que ayudarnos a planificar teniendo en cuenta que ya muchas instituciones tienen experiencia”, dijo.
En ese marco, Demetrio Pérez, de Anapo, manifestó que el sector productivo grande y pequeño está comprometido para trabajar y producir los alimentos necesarios y garantizar, de ese modo, la soberanía alimentaria del país con miras a la Agenda Patriótica 2025.
“Compartimos con el gobierno el buen deseo de producir más y mejor, pero para ello precisamos las señales correctas y estamos dispuestos a trabajar”, declaró el representante de los productores de oleaginosas y trigo.
Entre las conclusiones del foro, se debe destacar la necesidad de generar un clima de confianza para invertir en el sector, con adecuadas señales que induzcan a producir más alimentos en el sector agrícola.
Asimismo, los países que compran alimentos desde Bolivia necesitan certidumbre para considerarlo como proveedor.

LA SOYA ES TERCER PRODUCTO DE EXPORTACIÓN

Después de las exportaciones de hidrocarburos y minerales, se encuentra la soya, lo que motivó a que los productores decidan convocar a un foro en la ciudad de La Paz para mostrar su importancia para la economía nacional, pero también para garantizar seguridad y soberanía alimentaria del país.

Éste fue uno de los principales temas que se abordaron en el foro Soya: Su importancia como Cadena de Valor Agroproductiva en Bolivia, oportunidad en la que se hizo conocer que la exportación de soya acumuló en la década pasada alrededor de 10.000 millones de dólares y que la producción boliviana figura entre los 10 países productores y exportadores más importantes de soya y derivados en el mundo.

En la oportunidad, el viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, inauguró el evento al destacar la importancia que tiene la soya, Dijo que es el producto agrícola con mayor crecimiento en producción, en volumen y en exportaciones. “Es un producto que genera recursos económicos, genera empleos y este foro nos va permitir dialogar cómo ampliar la producción, la superficie, el rendimiento, tratar la mecanización, la inversión privada y pública. La industrialización, ya que el gran desafío es cómo aumentar la producción de soya en Bolivia, que para el Gobierno significa llegar a las 10 millones de hectáreas y sobrepasar las 40 millones de toneladas de alimentos varios. Por eso, tienen que ayudarnos a planificar, teniendo en cuenta que ya muchas instituciones tienen experiencia”.

El representante de este sector, Demetrio Pérez, dijo que acepta el desafío condicionado.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

La producción de soya genera 120 mil empleos directos e indirectos

El gerente de Planificación de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Jaime Hernández, informó a Cambio que la producción de soya genera 120 mil fuentes de empleos entre directos e indirectos.
Hernández dijo que el sector genera 65 mil empleos directos y 55 mil indirectos, siendo una cadena productiva con efecto, no sólo en alimento y exportación.
“Está estimado una generación de empleos, entre directos e indirectos, alrededor de 120 mil. Eso demuestra que esta es una cadena que evidentemente tiene un efecto importante, no solamente en términos de alimento, exportación, sino también en las fuentes de empleo”, manifestó Hernández.
Por su parte, el presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), José Luis Landivar, indicó a Cambio que hoy se llevará a cabo el foro “La Soya y su importancia como cadena de valor agroproductiva en Bolivia”, en el salón Tiwanaku del Hotel Radisson, La Paz, a partir de las 09.00 a 12.00 horas.
Landivar explicó que el principal objetivo del foro es mostrar al país el rol trascendental en la cadena productiva de la soya, tanto en el mercado interno como en el internacional, por estar incluido entre los 10 principales productos exportables de Bolivia.
Indicó que se contará con la presencia de expertos disertantes, tales como; Hernán Zeballos, ex Viceministro de Agricultura, y el gerente de planificación de Anapo, Jaime Hernández, además de la publicación de un trabajo de investigación sobre la cadena productiva de la soya.
Asimismo, Landivar destacó la preocupación del Gobierno al consultar al sector privado sobre las necesidades del sector productivo y empresarial para incrementar la producción alimentaria en el país, por lo menos en un millón de hectáreas por año, y de esa forma, cumplir las metas de la Agenda Patriótica del Bicentenario 2025.
“Además de plantear el reto, por alguna necesidad de producir mayor alimento, nos pregunta que necesita el sector privado para poder cumplir esa meta”, destacó el Presidente del IBCE.

Soya: Bolivia es el octavo productor mundial

Bolivia se ubica entre los ocho principales países productores mundiales de soya y está en condiciones de elevar su rendimiento si se mejoran las condiciones productivas.

La soya es el principal cultivo en Santa Cruz, debido a su extensión y el volumen de producción. La importancia de esta oleaginosa, bajo manejo sostenible, con rotación de cultivos, siembra directa, innovación tecnológica y mecanización, aporta directa e indirectamente a la soberanía alimentaria, la generación de empleos y obtención de divisas.

“Mucha gente ignora que la actividad de la soya posibilita la producción de trigo, maíz, sorgo, arroz, y otros cultivos que rotan con ella, y a partir de ello se logra la carne de pollo, de res, lácteos y otros productos que tienen que ver con la soberanía alimentaria”, dijo el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Antonio Rodríguez.

Éste será uno de los principales temas que se abordarán en el foro “Soya: su importancia como cadena de valor agroproductiva en Bolivia”, que organizan la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) y el IBCE, y que se desarrollará hoy en La Paz.

La cadena productiva de la soya genera alrededor de 100 mil empleos, entre directos e indirectos, y puede convertirse en una opción de diversificación frente a la producción extractiva que depende el país.

El principal país productor es Estados Unidos, seguido de Brasil, Argentina, China, India, Canadá, Paraguay, y el octavo lugar se disputan Bolivia y Uruguay.

El presidente del IBCE, José Luis Landívar, informó que hasta agosto, el sector soyero generó alrededor de 880 millones de dólares en impuestos y el 2013 se exportó por un valor de 1.300 millones de dólares.

Soyeros buscan repuntar en materia de exportación

El país busca captar este año más de $us 1.200 millones por la exportación de soya y batir un nuevo récord en la venta externa de oleaginosas, aseguró el gerente de Planificación y Gestión de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Jaime Hernández.
Según Hernández, en 2013 se generaron $us 1.200 millones por la exportación de soya y derivados y reveló que hasta el tercer trimestre de este año se captaron alrededor de $us 900 millones.
"En 2013, solamente la soya se llegó a exportar cerca de los $us 1.200 millones en valor. Los datos que tenemos a septiembre establecen que hay un valor de exportación cercano a los $us 900 millones, lo que nos hace suponer que vamos a estar en un valor similar pero queremos superarlo un poco más", explicó. ABI